Vidrios

El vidrio es uno de los componentes más importantes de la ventana, por lo tanto, se debe determinar muy bien su composición para poder obtener los resultados más apropiados de aislamiento térmico, atenuación acústica o de seguridad del conjunto ventana y vidrio.

Es por esta razón que, ventana y vidrio, van de la mano: no tendría sentido una ventana con herrajes de seguridad si esta mejora no va acompañada de un vidrio que siga las mismas directrices.

Lo mismo ocurre en sentido contrario, por ejemplo, con el aislamiento térmico o acústico: no tendría sentido el uso de un vidrio con altas prestaciones de aislamiento térmico o acústico, si no va acompañado de una ventana con unos niveles de aislamiento y estanqueidad que acompañen al vidrio.

Actualmente el mercado nos ofrece innumerables combinaciones de vidrio en función de nuestras necesidades. Las siguientes tipologías de vidrio son quizás las más utilizadas:

 

TIPOS DE VIDRIOS:

VIDRIO LAMINADO:

Este tipo de vidrio se consigue uniendo dos o más placas de vidrio e intercalando entre ellas una o más láminas de PVB (polivinilo butiral), la cual es una lámina plástica transparente con grosor de 1 mm. que refuerza la resistencia del vidrio. Uniendo varios vidrios utilizando esta técnica, se crean los vidrios de seguridad o blindados.

El producto final obtenido combina las propiedades específicas del vidrio (transparencia y durabilidad) con las del PVB (adherencia al vidrio, elasticidad y resistencia a los impactos, protección acústica y contra los rayos UV). En las agresiones a las viviendas la parte más sensible suele ser la de los vidrios, por tanto,  la resistencia del acristalamiento es fundamental para evitar estos riesgos.

 

VIDRIO IMPRESO O TEXTURADO:

Se le suele conocer por la marca del fabricante, Carglass. Vidrio con efecto granulado y apariencia borrosa.

 

VIDRIO MATE:

Consiste en un tratamiento al ácido con un excelente acabado superficial, que facilita su limpieza evitando la impresión de huellas dactilares. Para su fabricación se parte de un vidrio flotado (float) de primera calidad sobre el que se aplica un ácido que disuelve parte del vidrio, creando una superficie granulada que dispersa la luz y transforma el float transparente en un vidrio translúcido.

Para ambos (texturado y mate), su uso predomina en dormitorios, baños y cocinas. Este tipo de vidrio se ha convertido en un elemento clave de la decoración actual, creando espacios elegantes y ligeros, luminosos y sugerentes.

 

VIDRIO DE AISLAMIENTO TÉRMICO

También se conocen como vidrios de capa de baja emisividad térmica. El objetivo fundamental de estos vidrios es la reducción de la emisividad térmica de la superficie del vidrio, para ello se utiliza un doble acristalamiento por medio de capas con contenido de plata, que es el que tiene menos emisividad térmica de todos los metales. Los modernos vidrios de baja emisividad térmica minimizan las pérdidas energéticas considerablemente, sin comprometer el paso de la luz natural; permitiendo así un mayor confort y ahorro energético en el interior de la vivienda, por lo que se logra reducir las emisiones de CO2 según las exigencias del Protocolo de Kyoto.

Como ventaja del producto destacamos la neutralidad del color, los colores de los objetos vistos a través del vidrio se mantienen naturales y con una claridad cristalina. Existe la posibilidad de combinar este tipo de vidrio con el tratamiento acústico Cabría señalar de nuevo que no tendría sentido el uso de un vidrio con altas prestaciones de aislamiento térmico, si no va acompañado de una ventana con unos niveles de aislamiento que acompañen al vidrio.

 

VIDRIOS CON CAPA SELECTIVOS (BAJA EMISIVIDAD Y CONTROL SOLAR):

Esta tecnología permite tener un eficaz aislamiento térmico que ayude a optimizar recursos y ahorrar en costes de calefacción. A la vez, es importante evitar el calentamiento no deseado de las habitaciones por efecto de la radiación solar, para minimizar los gastos de aire acondicionado.

Este vidrio tiene la capacidad de filtrar selectivamente los rayos solares según su longitud de onda. La mayor parte de radiación calorífica se refleja, mientras que la luz natural penetra en los edificios sin apenas obstrucción.

 

VIDRIOS DE AISLAMIENTO ACÚSTICO

Este tipo de vidrios ofrece la mejor combinación de seguridad y confort. El uso de un PVB acústico hace que las conocidas propiedades de seguridad de los vidrios laminares se combinen con una considerable reducción acústica convirtiéndolo en el vidrio más indicado cuando el entorno de la vivienda tiene un nivel acústico especialmente ruidoso o el confort acústico exigido es muy elevado.

Cabría señalar de nuevo que no tendría sentido el uso de un vidrio con altas prestaciones de aislamiento acústico, si no va acompañado de una ventana con unos niveles de aislamiento y estanqueidad que acompañen al vidrio.